La soberanía popular se distingue por tratarse de una expresión sumamente acuñada dentro del mundo de la política, a pesar de que se encuentra más vinculado tanto a la sociedad como a quién la gobierna.

En cualquier caso, a lo largo de este post estaremos explicando cuál es el significado real de este término y también de qué manera es aplicado.

¿En qué consiste la soberanía popular?

En el ámbito de la política, al hacer referencia a soberanía, suele hablarse de una naturaleza donde la entidad o individuo que cuenta con ella, consiste en quién se encarga de ejercer la máxima autoridad.

Ahora bien, la soberanía popular se refiere al pueblo e indica que el mismo se trata de la autoridad máxima que posee la sociedad.

Así, la soberanía popular establecida, contará con un propósito gubernativo y dirigente, y al encontrarse integrada dentro de una democracia, la misma es representada a través de una entidad política y jurídica denominada Pueblo.

De esta manera, el Pueblo va a ser el que se encargue de instaurar las leyes, al igual que el que dirija la sociedad de acuerdo a las bases de la democracia y, con el fin de lograrlo, hará uso tanto de la política como de los representantes políticos escogidos a través del voto.

Dentro del artículo 1.2 de la Constitución Española del año 1978, se indica que: “La soberanía nacional reside sobre el pueblo español, ya que de él proceden los poderes del Estado”.

Esto significa que el pueblo en democracia, suele ser el que se encarga de escoger a sus representantes en el gobierno; sin embargo, queda una duda, ¿de dónde proviene el origen de la Soberanía popular?

¿Cuál es el origen de la Soberanía Popular?

Es verdad que se suele decir que la Soberanía Popular se trata de una figura que surge con la finalidad de ir en contra de aquella que en el pasado se conocía como Soberanía Nacional, donde el poder se encontraba referido a la nación en lugar de al pueblo; o dicho de otro modo, a quienes contaban con derecho a voto (sin importar si fuera debido a su estatus social, raza y/o sexo).

Sin embargo, lo cierto es que el origen del término de Soberanía Popular, se debe a una doctrina política, la cual surgió en el Siglo XVI a partir de los preceptos de Jean Bodin, siendo aplicado en aquella época al poder que, para el momento, tenía el rey de Francia.

Cabe mencionar que Bodin justificaba y también apoyaba la monarquía absoluta, la cual supone un sistema de gobierno en el que todo el poder se encuentra en manos del Rey.

Por lo que fue en el año 1762, que Jean-Jacques Rousseau decide retomar la idea de soberanía aunque, en este caso, dándole un cambio fundamental, dado que se encarga de redefinir dicho término, señalando que consiste en una unidad histórica de individuos, la cual se relaciona a través de hábitos y costumbres, quienes deciden crear un Estado con el propósito de gobernarse mejor, sin tener algún otro poder sobre ellos.

Así, el pueblo es el que crea el Estado por primera vez, y de igual manera, es quien debe encargarse de controlarlo al mismo tiempo que cuenta con la autoridad de cambiarlo en caso de creerlo necesario.

Por lo cual, dentro del origen de la Soberanía popular, teniendo en cuenta que estos de hecho sólo consisten en servidores, mensajeros o escribientes dependiendo de la voluntad popular, el pueblo en realidad no le debe ninguna cosa a los gobernantes.

Al mismo tiempo, ejerce poder sobre los individuos, e igualmente se compensa únicamente en reciprocidad ante cualquier situación de estos.

Deja una respuesta